Galería

Prólogo. Parte II. El asesinato de reputaciones en tiempos de la Web 2.0.

Asesinatos de la reputacion en tiempos de la web 2.0Con el advenimiento de la Web 2.0 el gobierno cubano descubrió el potencial de esa herramienta para las campañas de asesinato de reputaciones y siembra de «medidas activas». En la era de la comunicación global no resulta imprescindible cortejar periodistas, editores o cineastas. Basta con organizar una red de solidarios agentes de influencia que construyan blogs, cuelguen comentarios en los artículos publicados en la Red por los principales medios de prensa de formato digital, o suban documentales en YouTube. Los nuevos programas para procesar digitalmente textos e imágenes hacen innecesario tener un amplio cuerpo de especialistas para falsificar documentos y fotos. El asesinato de reputación emplea ahora las técnicas del marketing viral. Con un grupo de abnegados cyberpolicias operando desde Cuba y sus respectivos colaboradores en el exterior, es posible multiplicar los enlaces hacia mensajes negativos sobre esta o aquella persona «sembrados» por la maquinaria de propaganda estatal en diversos puntos de la Red de Redes. 

En la Isla el diseño de estos asesinatos de reputación on line toma a menudo la forma de anillos concéntricos de desinformación, que se construyen artificialmente para multiplicar un mensaje manufacturado por la maquinaria de propaganda y diseminarlo por Internet, como si fuera una bola de nieve virtual. Basta con escoger a un escritor nacional dispuesto a «cooperar» con estos menesteres, y solicitarle que publique un libro o artículo, para lanzar la difamación original. Luego este mensajero es aupado por los medios de comunicación locales, y alguna que otra institución oficial le otorga un premio cultural, periodístico o académico. Con esos pasos queda construido el primer anillo de naturaleza todavía local para el asesinato de reputación. Más tarde se construye un segundo anillo para la exportación del mensaje con personas «solidarias» que ostenten otra nacionalidad y estén radicados fuera de Cuba. Así se intenta otorgar cierta credibilidad a la acusación original. El éxito de esas operaciones se inicia cuando personas o medios ajenos a cualquier simpatía por el gobierno cubano recogen inadvertidamente el mensaje, bajo el falso supuesto de que con tantas fuentes que lo respaldan no es necesario comprobar su veracidad u origen.

Alguien pudiera pensar, acertadamente, que denigrar a un oponente político es después de todo una práctica bastante extendida en las principales democracias del mundo. Pero no es igual el impacto de una campaña impulsada desde el estado que la que impulse un individuo.

Prólogo. Parte III. El asesinato de reputaciones y los crímenes de lesa humanidad

About these ads

2 Respuestas a “Prólogo. Parte II. El asesinato de reputaciones en tiempos de la Web 2.0.

  1. Pingback: Prólogo. Parte I. El asesinato del honor | El otro paredón

  2. Todo lo que una perversa mente sea capaz de imaginar…es realizable en Cuba

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s