Galería

Análisis de los ataques a Amadeo Barletta. Parte I

Fragmento del ensayo  El fusilamiento de la reputación de los empresarios cubanos. Análisis de los ataques a Amadeo Barletta 

En el periodo de unos doce meses, entre el verano del 2009 y el del 2010, el autor de este ensayo realizó una pesquisa independiente sobre los rumores que diseminaba el gobierno de La Habana desde 1989 acerca de Amadeo Barletta. No lo hizo asumiendo desde un inicio su falsedad, sino por el contrario, con la intención de documentar su veracidad a partir de todas las fuentes citadas por Cirules y por otros autores que comparten sus tesis.

El autor no pudo encontrar una sola evidencia que en modo alguno inculpase a Amadeo Barletta Barletta de las pretendidas acusaciones —salvo la de haber sido Cónsul de Mussolini—, después de realizar más de una decena de entrevistas, visitar numerosos archivos (además de realizar una intensa pesquisa a través de terceras personas en el Archivo Nacional de Cuba) y de revisar decenas de libros y documentos originales. Particular valor tuvieron en estas indagaciones los testimonios de los principales biógrafos de Santo Traficante Jr. (Scott M. Deitche) y de Meyer Lansky (Robert Lacey), así como de Gordon Wilson, principal responsable de los archivos históricos del Organized Crime Bureau de Miami Dade County.  Todos ellos dedicaron largos años a sus pesquisas sobre estas personas y me aseguraron que nunca vieron el nombre de Amadeo Barletta en ninguno de los miles de documentos que inspeccionaron, ni lo escucharon en boca de los múltiples testigos que entrevistaron.

Tampoco pudo el autor encontrar nada incriminatorio contra la figura de Barletta en los siguientes lugares: Archivo Nacional de Cuba, Archivos del Palacio Nacional de Santo Domingo, Archivo Particular del Generalísimo (APN-APG), Santo Domingo; Archivos Nacionales de EEUU, Depar-tamento de Estado, Maryland; Archivos de la General Motors, Denver; Archivos del Organized Crime Bureau  de  Miami Dade County; Archivos Personales de la familia Barletta, Santo Domingo; Cuban Heritage Collection de la Universidad de Miami; biblioteca de la Universidad Internacional de Florida; Colección de la Fundación Mary Ferrell.

Tampoco apareció nada que inculpase a Amadeo Barletta en los expedientes que sobre él le fueron entregados al autor por la CIA, el FBI y el servicio de inteligencia militar de EEUU bajo la Ley sobre la Libertad de Información (Freedom of Information Act).

About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s