Asesinatos de la reputación en Cuba

Hay muchas maneras de eliminar a una persona, una de ellas es robándole el prestigio. Por primera vez académicos y periodistas con diferentes trayectorias políticas analizan las prácticas de asesinatos de reputaciones de personas y grupos sociales que ha ejercido el gobierno cubano por medio siglo.

El honor es algo que muchas personas valoran más que la propia vida. A lo largo de la historia no han faltado individuos que se han enzarzado en duelos a muerte por cuestiones de honor. No pocas naciones entraron en guerra con otras, o aniquilaron sectores enteros de su población para supuestamente proteger el honor patrio o el de una raza. 

En este libro, el asesinato de reputaciones no es equivalente al que pueda desarrollar un partido político de oposición contra el gobierno, o un grupo de consumidores insatisfechos contra un restaurante. Nos referimos a una forma organizada de terrorismo estatal orientado hacia la deliberada y completa destrucción de la credibilidad de una persona, grupo o institución.

El otro paredón examina este tema a la luz de la experiencia cubana durante las últimas cinco décadas mediante varios ejemplos: el político Carlos Márquez Sterling, el empresario Amadeo Barletta, el periodista Carlos Alberto Montaner y centros académicos creados por el propio régimen socialista.

Rafael Rojas, destacado intelectual y el historiador de las ideas cubanas más descollante de su generación, centra su análisis en la manera en que el régimen cubano ha desplegado desde temprano un esfuerzo deliberado por construir una historiografía oficial que contribuya a legitimarlo. 

Uva de Aragón, reconocida escritora del exilio histórico cubano, para quien la ausencia de odios y la prédica por la reconciliación ha sido una constante, analiza el modo en que la clase política pre revolucionaria fue demonizada, incluso antes de 1959, y el modo arbitrario en que sus reputaciones, incluida la de su padre, el Dr. Carlos Márquez Sterling, quien presidiera honorablemente y con gran equidad la Asamblea Constituyente en 1940.

Juan Antonio Blanco utiliza como eje central de su trabajo al empresario Amadeo Barletta y muestra el modo en que el gobierno cubano también se ha valido del asesinato de reputaciones, primero para confiscar arbitrariamente los bienes de este empresario, y luego para distraer la atención de la opinión pública nacional e internacional cuando las estructuras militares cubanas se vieron envueltas en un escándalo por operaciones de narcotráfico en 1989.

Otros dos autores, Ana Julia Faya y Carlos Alberto Montaner, exponen el modo en que aun partiendo de perspectivas opuestas (marxista y liberal), ambos han sido acosados por esta modalidad de terrorismo de estado que es el asesinato de reputaciones.

El tiempo de los asesinos de reputaciones viene llegando a su fin, a pesar de prejuicios y concepciones que prevalecen sembrados en la sociedad cubana. Lo realmente nuevo y esperanzador en Cuba no es el gobierno y sus giros políticos, sino el cambio que se viene operando en las actitudes de las personas. Los jóvenes ya no aceptan a pie juntillas las versiones de la historiografía oficial sobre personas y hechos. Quieren indagar la verdad de lo ocurrido en todas estas décadas. La gente —incluidos militantes y funcionarios— va perdiendo el miedo a hablar.

Y habrá mucho de qué hablar y comprender.

Para los historiadores no se trata solo de hacer uso de una metodología rigurosa e imparcial para determinar el modo en que realmente actuó cada persona. También se les reclama la contextualización de los hechos para poder alcanzar una mejor comprensión de por qué cada cual se alineó del modo en que lo hizo durante este prolongado conflicto. La futura reconciliación entre cubanos reclama ese entendimiento contextualizado de percepciones y actuaciones pasadas.

4 Respuestas a “Asesinatos de la reputación en Cuba

  1. Un libro muy necesario… espero leerlo pronto, ¡gracias!

  2. “…Ana Julia Faya y Carlos Alberto Montaner, exponen el modo en que aun partiendo de perspectivas opuestas (marxista y liberal),… de donde debo considerar que usted es conceptual y polticamente marxista? de carlos marx? si asi fuera no lo cuestiono, pues cada uno tiene el derecho que no nos reconocian “alla” de adscribirse a cualquier concepcion humana, conceptual, ideologica, politica,…, siempre y cuando respete igual derecho en los demas y no incite al odio y a la discriminacion de ninguna indole.

    hubiese preferido por razones de cortesia profesional leer “…Carlos Alberto Montaner y Ana Julia Faya,….”

  3. LO VOY A COMPRAR:
    Segun mi experiencia personal funciona de la siguiente manera: si tengo que funcionar dentro de un grupo de liberales, como en FIU, les dicen que soy de la CIA. Si me acerco a democratas anti-castristas, entonces les dicen quer soy del G-2.En ambos casos me llenan de etiquetas: bretera, mala gente y otros muchos estigmas…que he sufrido viniendo incluso de quienes ha sido perseguidos de la misma manera. Divide y venceras.

  4. Senti no poder asistir al lanzamiento, pero me alegra la cobertura que el libro tuvo en los medios. Siempre he dicho que en el futuro habra que hacer una subasta con los “expedientes” de cada quien y que los fondos vayan al Patrimonio Nacional. Cura de caballo, saber quien dijo y quien escucho.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s